blog de bodas

- Lo que Será más Difícil de Organizar en tu Boda -

17:57:00


Organizar tu boda debería ser un proceso divertido...y lo será si sabes lidiar con algunas situaciones que sí o sí van a aparecer en estos meses. Aunque tu suegra hasta ayer fuera un ser angelical caído del cielo, aunque tus excells del trabajo tengan más colores que un capítulo de los Osos Amorosos y creas que eres una persona diplomática dónde las haya...incluso en esta situación, en tu boda se van a dar situaciones que de entrada no sabrás manejar y para las que tienes que estar preparada para no sufrir tanto cuando lleguen. Porque de hecho, lo malo no es que sucedan, lo malo sería que eso te supusiera una sorpresa y un disgusto.



Te casas. Si lo has decidido ayer, deberías llevar 24 horas disfrutando de esto. Si lo decidiste hace 3 meses, 3 meses...y si te quedan 16...¡16 meses por delante para que cada tarea sea la bomba!


Eso sí, yo te voy a contar lo que puede pasar y lo que yo le recomiendo a mis NoviosColorín que hagan si sucede, los temas que suelen tener más conflicto y los que deberías manejar mejor que un novio que no se haya leído este post (¡JA!)


Lo Más Difícil de Organizar en tu Boda

1. La Lista

    La lista de invitados parece una tontería, pero es el origen de todos los males posteriores si no se hace una lista inicial antes de empezar con NADA de la boda. En cuanto decidís casaros, tu cerebro piensa: Abrir Google > Buscar fincas en tu ciudad > Ver imágenes > Me quiero casar ahí  ☢ STOP ☢ Ya la has liado. ¿Y si en la finca de tus sueños no caben todas las personas que tienen que asistir a tu boda? Vale, los tuyos así a ojo los controlas (aunque si no te has sentado a escribir la lista, te aseguro que son más de los que creías) pero ¿y los invitados de tus padres? ¿De tus suegros?
Lo primero primerísimo, abrid un excell y comenzad con esto...aunque se olviden 20 personas. Y haced que padres o quien vaya a poder invitar a vuestra boda, hagan lo mismo. Cuando tengáis un total, tomad la decisión que creáis:

a) Papá, Mamá, esto se os ha ido de las manos. Tenéis que dejarlo en máximo____
b) Buscar una finca para ese tamaño de boda
c) Esto supera el presupuesto que tenemos. Pensemos cómo hacerlo de otra forma.

Y aunque esto es una obviedad,  no lo es tanto. Muchas veces, pasan semanas hasta que se hace esta lista y no se tratan temas tan importantes como: ¿Cuántos puede invitar cada uno? Y lo mismo tu suegro en una reunión, llevado por la emoción, le ha dicho a 40 socios de su bufete que están todos invitados a la Gran Boda de su Hijo. Y ahí, sí tendréis un problema.

Boda Colorín de M&S. Foto Alicia Nacenta


2. La Distancia

Vives en Madrid, pero te hace ilusión casarte en Comillas porque los dos veraneáis allí. Eso supone que vas a pasar más horas en coche este año que ninguna novia del universo. Y eso será así. Pero sobre todo, no dejes que la distancia te genere desconfianza.

 Cuando tenemos novios de fuera y nos llaman por primera vez, generalmente llevan meses intentando ocuparse ellos solos de su boda y están desesperados porque no se fían del todo de ninguna de sus decisiones ya tomadas, lo que les hace estar muy nerviosos con todo. El cara a cara hace mucho, pero hay mil formas de hacer que sintáis que tenéis todo controlado:

contrata un wedding planner (no uno cualquiera, si su nombre termina en Colorado siempre es mucho mejor ;) ), tener super programadas las visitas a "Comillas" para que en un fin de semana podáis hacer todo lo que habrías hecho en dos meses en tu ciudad, usa la tecnología a tu favor, habla por Skype o Facetime con los proveedores de tu boda, ponles cara...y haz en la ciudad en la que vivas todo lo que sea fácilmente "transportable". Si te gusta más la imprenta de debajo de tu casa, lleva todo impreso ya. Si los abanicos que has visto en el polígono por el que pasas cada mañana son los que quieres, cómpralos y los envías con tiempo.

Y sobre todo, confía en los profesionales. Saben lo que hacen y lo hacen bien, porque tienen que vivir de esto y necesitan que tú les recomiendes mucho.

Boda Colorín A&Y. Foto Jimena Roquero


3. El Monotema

Si has decidido que te casas hace varios meses, ya sabes de lo que te hablo. Hablar de la boda y solo de la boda, es algo que hace que muchas parejas discutan y quieran estrangularse durante el proceso de la boda. Porque generalmente no tendréis los dos el mismo nivel de implicación o de ganas de pensar en cada detalle.

¿Esto significa que a él/ella la boda le importa menos que a mi? ¡NO! Eso solo significa que a él/ella el color de las servilletas le  importa menos que a ti, que el jabón del baño le importa menos que a ti, que el felpudo de entrada le importa menos que a ti, que el confetti es algo que siempre pensó que tiraba un hada mágica cuando iba a las bodas pero no que hubiera que comprarlo y organizarlo antes.

Y que te quiere. Con locura seguramente si os vais a casar. Te quiere a ti, no al color de las servilletas. Y si tú disfrutas eligiéndolo, piensa que es como un baño de agua caliente....mucho mejor solita en tu bañera que con nadie metiéndote el pie por el cuello.

Conclusión: hablad de la boda, pensad en la boda y hablad del tiempo, de cine, del corte de pelo tan espantoso que se ha hecho tu cuñada, de la luna de miel, de un libro...pero no solo de la boda.

Boda Colorin P&E. Foto Alicia Nacenta



4. Todos contentos. 

Es imposible. Ya te lo digo. En todo y siempre, es imposible. No todos van a estar contentos con cómo has decidido sentar a los invitados, con el menú que quieras poner, con el horario de fin de la boda, con el regalo que dar a los invitados...Ni tu, ni tu chico o tu chica, ni tu madre, ni tu suegro. Es imposible. Y asúmelo desde ya porque aunque creas que eres capaz de convencerles a todos o peor, de satisfacer a todos...nadie puede.

 No hay 200 invitados a los que les encante el solomillo, ni 200 invitados a los que les gusten los puros, ni 200 invitados que vayan a pensar que tu trenza es lo más especial que han visto en su boda. Pero sí hay 2 personas que irán a tu boda que pueden estar felices con todo lo elegido: tú y tu pareja.

Boda Colorín L&K. Foto Elena Bau


5. El árbol del dinero. 

Si no tienes uno plantado en el jardín de casa, seguramente vas a tener que ser muy realista con la boda que quieres y puedes tener. Y sobre todo, con los caprichos que vas a poder darte.

No pierdas el foco, no te olvides en ningún momento que casarte ya es un capricho, que tener música en vivo en el cóctel no es algo imprescindible (Que lo hace más bonito, seguramente sí, pero que la boda será mala si no lo tienes, NO).

Haced un presupuesto realista sobre lo que podéis gastar, sobre las fechas en las que dispondréis del dinero que tenéis (los invitados son muy de regalar a dos días de la boda, por lo que asumir que pagaréis con lo que regalen es peligroso...porque regalan más tarde del momento "transferir ahora"). Y por favor, no mires nada que se salga de tu presupuesto porque seguramente ¡te enamorarás de ese imposible!

Boda Colorín S&J. Foto ITP



6. Divorcios, peleas y familiares que no se hablan. 

Romeo y Julieta seguramente se suicidaron para no tener que hacer el plano de mesas, porque sentar a los Capuleto con los Montesco seguramente habría sido un reto. Y en muchas bodas, esto es así. Porque hoy en día, rara es la familia que no tiene alguna "complicación".

¿Cómo nos sentamos si mis padres se han divorciado? ¿Y si encima están casados de nuevo? ¿Cómo siento a mis tíos que no se hablan desde hace 2 años? ¿Pongo a cada uno en una punta del salón? ¿Invito a la ex de mi amigo que es ahora muy amiga? Pero es que viene la novia nueva también.

Como todo esto va a pasar (espero que todo no, pero algo sí), por favor, no sufras, no te agobies, no le des más importancia de la que tiene. Son invitados adultos, sabrán gestionarlo y si no, que aprendan a hacerlo por un día. No te digo que sientes a enemigos en una mesa para dos con velas, pero tampoco pienses que si se sientan en mesas cercanas, habrás sido una mala o un mal anfitrión.
Haz lo que te apetezca, invita a quién te apetezca, siéntales como te venga mejor. Y si van con la intención de disfrutar, lo harán.


7. Organización

Esto es fundamental para que no te den mini infartos cuando a una semana de la boda alguien te diga: ¿y has grabado las alianzas? Y tú pienses: aaaaaaaaah, no tengo alianzas.

Haz un listado con TODO lo que tendrás que hacer para la boda, después divídelo por meses y añade: última semana, día de antes, día de la boda.
Y comienza a cumplir tus "deberes" (mis Novios Colorín saben de lo que hablo ☺)

Boda Colorín A&Y. Foto Jimena Roquero


8. Las opiniones, malas experiencias ajenas y demás grinchs de las bodas. 

Según digas que te casas, verás salir de debajo de las piedras seres que se te acercan a contarte tooooodo lo que puede salir mal, toooooodo lo que debes hacer y no hacer, tooooodo lo que a ellos les pasó, toooodo lo que le pasó a la prima de su amiga Pitita.
No dejes que te intoxiquen.
Controla tu boda, controla tus pensamientos y cree en tu organización.
Si has contratado un wedding planner, ya ni te cuento.


9. Las bodas, no se organizan en dos días. Ni en dos meses. 

Si te casas en 8 meses y aún te faltan 300 cosas por terminar, ¡vas bien de tiempo! El listado de tareas es proporcional al tiempo que te queda hasta la boda. No quieras tenerlo todo ya porque no es posible. No te frustres si los proveedores tardan en mandarte presupuestos, porque tardarán. Y no te sientas mal si no puedes decir que tu checklist está entera terminada. Algo quedará siempre. Y es normal.

Y si tienes una amiga que se casa un mes antes y ella lo tiene todo terminado, pues hazle un pin y se lo regalas. Pero que no te haga sentir mal porque seguramente tendrás tus motivos para llevar alguna tarea menos sin hacer.



10. Los imprevistos.

En Bodas Colorín, siempre decimos que hacemos que los imprevistos sean previstos. Porque es imposible evitar que las cosas pasen, pero sí reaccionar a ellas para manejarlas lo mejor posible.

En tu boda, si no tienes wedding planner,  van a suceder cosas nuevas en el proceso, serán tus "anécdotas" de boda, pero cuando lleguen piensa que las solucionarás, no llores, no dejes que sea un disgustazo, intenta estar tranquila y pide ayuda a tus amigos o familia para encontrar la solución.



Y por favor, 
RESPIRA. DISFRUTA. LAS BODAS SALEN BIEN. 

Boda Colorín V&A. Foto El Marco Rojo



You Might Also Like

2 comentarios